En este libro se analiza la formación de la agenda educativa de la LVIII Legislatura del Congreso de la Unión como resultado de un juego político-estratégico entre fuerzas dispares, con sus racionalidades, intereses y prioridades.