Mi acercamiento a Foucault es instrumental. Me interesa más utilizar algunas de sus ideas que redoblar el argumento en glosas infinitas. Tampoco es casual: es interesado. Resulta de una búsqueda orientada por las luchas del presente; para decirlo brevemente: es político. Después de todo, la práctica tiene múltiples formas de relación con la teoría, que no son necesariamente la aplicación o la totalización, sino el desmontaje, la denuncia, la multiplicación y la invención de otras formas de pensar y de vivir.

Quisiera presentar una herramienta para el análisis político. Sin embargo, no haré una apología de su formulación, ni examinaré su legitimidad académica, ni relataré su creciente aceptación en las universidades de habla inglesa, mucho menos reclamaré su lugar en los textos y/o las preocupaciones de Foucault. Mi propósito es eminentemente utilitario: describiré su composición, me detendré en los mecanismos y procesos de su fabricación y propondré algunas técnicas para su manejo. Quisiera el papel del mecánico que muestra sus artefactos, que cuenta su procedencia y sus formas de uso.

El texto es un instructivo, el manual de una caja de herramientas: un kit para la investigación. Se trata de reconstruir la noción de gubernamentalidad como un acontecimiento producido por los desplazamientos del concepto de poder en Foucault; que encuentra su posibilidad de utilización empírica en la dualidad del gobierno como tecnología de poder específica y como principio de inteligibilidad; para terminar con el operador conceptual más importante en las investigaciones políticas, el régimen de gubernamentalidad.